Círculos de paz

Durante nuestras visitas en las distintas casas hogar en Mexicali hemos notado la falta de apoyo psicológico que tienen los niños y jóvenes. Desafortunadamente, los recursos oficiales no alcanzan y la necesidad crece pues son más y más los que llegan a las casas luego de un suceso poco afortunado.

Cuando un niño o joven es puesto en guarda en alguna casa hogar es porque alguien hizo una denuncia sobre maltrato físico o emocional, trata, prostitución, trabajo ilegal, abuso de padres alcohólicos o drogadictos, entre muchas otras situaciones.

Los jóvenes pueden permanecer en una casa hogar hasta los 18 años, pues al cumplir la mayoría de edad deben salir por disposición del DIF. Sin embargo, casi todos ellos no tiene los estudios concluidos a nivel preparatoria, como podría suponerse. Vaya, muchos ni la secundaria han terminado por su condición de vida.

Tampoco tienen las herramientas emocionales para salir adelante y para subsanar su pasado.

Por esta razón, Fundación Nicoya acudió a la Dra. María Luisa García Serrano, directora estatal de Justicia Alternativa Penal de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California, ya que esta dependencia tiene en práctica los círculos restaurativos y los círculos de paz como un método para solucionar conflictos que ya ha puesto a prueba.

El pasado 24 de enero, nos reunimos con la Lic. Alba, en representación de la Lic. María Luisa García Serrano para obtener talleres de círculos restaurativos para los 40 jóvenes de la casa hogar A way out que es donde viven la mayoría de los adolescentes próximos a salir de ese hogar.

Obtuvimos respuesta favorable y nos otorgaron un taller de 3 días para los jóvenes y un taller para las organizaciones de la Sociedad Civil con la intención de que conozcamos de esta práctica que ha dado resultados en distintos países.